Hoteles.cl
800.cl
Somos un directorio independiente de Hoteles en Chile con acceso directo a la información de cada alojamiento para que tú puedas elegir donde hospedarte

Casa Bouchon, relajo y vinos en un ambiente colonial


Casa Bouchon, relajo y vinos en un ambiente colonial
En medio de parras y entre verdes cerros de la Estancia Mingre, en el secano costero del Valle del Maule, se encuentra Casa Bouchon, un hotel boutique de la familia Bouchon, quienes llevan 130 años y cuatro generaciones haciendo vinos.

Desde el primer momento, Casa Bouchon encanta por su aura colonial y rústica, con aires sofisticados. Esto, porque la estructura es parte de la casona familiar, una antigua edificación patronal de adobe, construida en 1920, que fue acondicionada especialmente para ser un alojamiento cómodo y acogedor.

La decoración de Casa Bouchon estuvo a cargo de Andrea Señoret, quien utilizó piezas de principios del siglo XX de la familia Bouchon, los cuales combinó con muebles rústicos típicos de la zona que fueron confeccionados por maestros locales. Es común ver en la estancia mesas hechas con maderas que anteriormente fueron parte de las barricas, así como otros elementos reutilizados.

La idea en Casa Bouchon es que los huéspedes se sientan como en casa, ya sea por sus instalaciones como por su servicio personalizado. Por eso, la infraestructura cuenta con sólo cinco habitaciones -3 standar, 1 suite y 2 master suite- todas distintas entre sí, pero siempre manteniendo un concepto rústico, elegante y austero, evocando la identidad del lugar.

Las habitaciones en Casa Bouchon son todas blancas, con piso de madera, techos altos y algún sistema de calefacción. Las que están mirando a los viñedos - todas salvo la master suite- cuentan con una ventana con cómodos cojines y un espacio suficiente para sentarse a contemplar el paisaje o leer algunos de los libros que hay en los veladores a modo de sugerencia de lectura. Siguiendo con su estilo colonial, es que ninguna habitación cuenta con televisión ni teléfono. Si bien existe wifi disponible gratuitamente para los huéspedes, no siempre es del todo buena la señal.

Son justamente esos detalles los que reflejan aún más el espíritu de Casa Bouchon, que es incentivar el relajo y la desconexión, algo que se potencia con su entorno, pues el hotel se encuentra en medio del viñedo -hay 40 hectáreas- y está rodeado de cerros llenos de vegetación.

Actividades de Casa Bouchon

Disfrutar de los alrededores de Casa Bouchon es todo un placer. Por lo mismo, es recomendable conocer su entorno ya sea haciendo trekking, en bicicleta (gratis), mountain bike o a caballo. Para los que les gusta caminar o andar sobre ruedas, las rutas más sencillas no necesitan de guía, dado que los senderos se encuentran señalizados, por lo que se puede hacer por cuenta propia.

Para los amantes del vino, son múltiples las actividades que se pueden realizar en Casa Bouchon, las que van desde recorrer los viñedos hasta interiorizarse más en el mundo vitivinícola. La estadía incluye una degustación privada de vinos y un tour guiado entre las parras y la bodega. También hay otros wine tours pagados a los que también pueden acceder pasajeros de paso.

Quienes buscan un momento de desconexión en medio de ese hermoso paisaje, está la piscina, que mantiene el estilo rústico del lugar, y un hot tub, hecho con madera de un antiguo fudre de roble de la viña, un servicio para disfrutar mientras se mira un atardecer o el cielo estrellado junto a una copa de algún vino Bouchon.

También hay un salón de juegos con un honesty bar, con bebestibles y snacks, a libre disposición.

Comida de casa a la chilena

La propuesta gastronómica sigue la línea de Casa Bouchon, por lo que se trata de comida casera, sabrosa y hecha con dedicación. La idea es que no haya ningún chef a cargo -aunque en un comienzo fueron asesorados por el cocinero Juan Manuel Tagle-, sino que son las mismas cocineras que se han desempeñado por años para la familia las que se encargan de las preparaciones, que pueden ser unas geniales papas mayo, ensaladas, un sabroso pebre, además de algunos apetaizzer chileno - gourmet. Obviamente, cada preparación es acompañada con una selección de vinos de Viña Bouchon.

Por tratarse de una propuesta campestre, el asado es uno de los fuertes de la carta, sin embargo, también existen opciones para vegetarianos. La estadía incluye todas las comidas, servicio al que sólo pueden acceder los huéspedes y no pasajeros de paso. A la hora de almuerzo, Casa Bouchon ofrece un menú con varias opciones, que cambia diariamente, el cual también contempla una propuesta de maridaje. Los desayunos son bastante caseros y contundentes, pues incluye un buen café recién hecho, té, leche, yogur, cereales, jugos naturales más huevos revueltos. En definitiva, preparaciones hechas con cariño que recuerdan sabores caseros.

Texto y fotografía: Loreto Oda
> Ver más fotos del lugar

Casa Bouchon

PUBLICIDAD