Hoteles.cl
800.cl
Somos un directorio independiente de Hoteles en Chile con acceso directo a la información de cada alojamiento para que tú puedas elegir donde hospedarte

Puramar: relajo, gastronomía y vinos frente al mar


Puramar: relajo, gastronomía y vinos frente al mar
El sonido del mar es la música de fondo en Puramar, hotel boutique que se alza imponente a sólo metros de la playa en Curanipe, en la región del Maule.

Este proyecto, inaugurado en marzo, está enfocado en el descanso y pone en un especial sitial a la gastronomía y los vinos.

Habitaciones:

El hotel cuenta con 13 habitaciones dobles; dos duplex, con capacidad para 6 personas; y cuatro villas, para 12 pasajeros. Las dobles son de tamaño preciso y muy acogedoras, con una decoracion simple, pero con estilo, con muchos productos de la marca MomChic, que tiene una tienda en el lobby.

Además, hay elementos reciclados, ya que este proyecto es sustentable, pues busca preservar el entorno natural donde se encuentra.

Sus camas y almohadas son de alta gama, por lo que su comodidad contribuye a garantizar un descanso reponedor, que se potencia con sus cortinas especiales que dejan la habitación a oscuras.

Todas cuentan con TV Led con canales por cable, wifi, caja fuerte y un minibar que incluye agua purificada en el lugar.

El baño es de buen tamaño y está equipado con una genial ducha doble y amenities que contribuyen a la experiencia.

Dentro de esta categoría, hay siete habitaciones que cuentan con un pequeño balcón con vista al mar, mientras que otras 4 no.

En el caso de las villas, son verdaderas casas que te cautivan de inmediato por su decoración, tamaño y cercanía al océano, ya que se encuentran prácticamente en primera fila.

Todas incluyen un kitchenette full equipado, sala de estar, microondas, minibar y una mini cava climatizada.

Por su capacidad, son ideales para familias o grupos de amigos, quienes podrán disfrutar de su genial terraza privada o descansar en la suite matrimonial mientras contemplan su magnífica vista.

Relajo

El aura de Puramar invita a desconectarse y relajarse.

En esto influye mucho su spot, a lo que se suma sus dos hot tub al aire libre, ambos con vista al mar, con capacidad para 6 y 14 personas, donde puedes disfrutar, previa reserva, de un gran momento junto a una copa de espumante.

En otro sector se encuentra su piscina climatizada al aire libre abierta todo el año.

A todo esto se suma una pequeña sala de entretencion, donde hay unos flippers, ideales para niños y adultos.

Para los que gustan de las actividades al aire libre, el hotel dispone todos los días de personal especializado capaz de guiar a quienes quieran practicar surf, kayak, SUP, Trekking y cabalgatas.

Gastronomía

Uno de los ejes de Puramar es su gastronomía, tarea que está a cargo del chef y socio fundador Marco Méndez, quien ha realizado una sabrosa propuesta enfocada en los productos de la zona que contempla platos vegetarianos, veganos, celíacos y lactose free.

Parte de su trabajo lo puedes conocer en el restaurante Puramar, donde podrás encontrar unas sabrosas empanadas de locos y mariscos; unos buenos pejerreyes apanados con harina de garbanzo; un tremendo congrio a la plancha con risotto de champiñones y callampas; un garrón de cordero de la zona que se deshace al contacto del tenedor; y una olleta con un caldillo que está para levantar muertos.

Estos sabores se pueden maridar con alguno de los vinos propios de Puramar, los que hasta ahora tiene cuatro cepas y un ensamblaje: Cabernet Sauvignon, Sauvignon Blanc, Syrah, Merlot y Cabernet Sauvignon con Syrah.

En este espacio es donde también se sirve el desayuno, que incluye, entre otras cosas, un buen café, un rico pan hecho por ellos, fruta fresca, dulces y huevos preparados de diversas formas.

Además, está la Terraza, un restaurante más relajado a un costado del hotel al que se puede acceder por dentro o desde fuera, ya que tiene un acceso independiente para las personas externas al hotel.

Acá las protagonistas son las carnes a la parrilla, las que llegan en su punto, jugosas y muy sabrosas. También hay pizzas, sánguches y varias opciones de picoteo.

Para tomar el fuerte son las cervezas, aunque también hay coctelería y destilados, dentro de los cuales está pisco Waqar.

A esto se suma su bar wine, al que también pueden acceder personas que no se hospedan en el hotel, con una atractiva barra y algunos sillones.

La propuesta en este lugar está centrada en el tapeo de cuidadas presentaciones como un ceviche de pescado o de algas, almejas frescas con piure y pulpo al olivo.

En un costado se encuentra la cava Puro Tinto, que cuenta con más de 400 etiquetas y con capacidad para 3.500 botellas nacionales y extranjeras, por lo que está acondicionada para realizar catas o eventos privados.

Es así como este hotel es una gran alternativa, tanto en el invierno como en el verano, para los amantes del relajo, la gastronomía y los vinos, ya que Puramar es justamente eso, puro amor frente al mar.

PUBLICIDAD